La Toli

No, siempre no está todo bien. Hay días que no suman ni con todo el sol del mundo, y las malas noticias son de todos los colores. También hay momentos “toma”, donde las cosas están mal, por H o por B. Y también hay picos de ansiedad. Y espacios donde no se reaccionar, o cuando siento que no puedo hacer nada, al respecto. Y cuando no quiero aceptarlo, y cuando lloro de impotencia y de tristeza. No está bueno nada, de todo eso. Tampoco está bien y además, no me gusta. Y los desórdenes que me desbordan.

Pero siempre es un vaso, y está medio lleno; o por ahí un cuarto lleno. Y ese cuarto tiene también momentos, y cielos. Y son fundamentales. Sobre todo, necesarios, para transformar al resto, vacío, todo jodido de broncas y cosas. Es una cuestión de actitud, supongo.

Verte llorar no está bueno, pero verte me encanta. Porque me complementan tus miradas y todas tus palabras. Si de la tristeza a la sonrisa hay una sola estación, y lo mejor de todo es disfrutar del viaje.

Re-Evolución - viernes, uno de octubre de 2008

que pin que pan

desde lo cotidiano, mi necesidad de algo
algo importantemente simple para compartir
los horizontes y paisajes de siempre
que son como veranos extraños, duraderos
y además de tus detalles, que encandilan

el orgullo de verte, domesticándome
a mate, bizcochos y anécdotas de playa
con tu voz inconfundiblemente quejona
con tu belleza rebelde y coherente
y el Sol de una mañana somnolienta

Re-Evolución - domingo, treinta y uno de agosto de 2008

Acerca de la libertad

La libertad no existe en abstracto sino que solo existe en su ejercicio. Por eso la libertad es siempre lucha contra el poder.
Pero la libertad entendida de esta forma es la posibilidad de cada ser humano de hacerse a si mismo en compromiso irrevocable con el otro. Los hombres no pueden ser tratados como cosas ni las cosas como seres humanos.

En nuestro derecho positivo la propiedad es una relación con las cosas (como si pudieran existir relaciones jurídicas con las cosas), por ello la propiedad privada es una privación de propiedad, una relación social de exclusión respecto de una cosa.

Así, todas las relaciones sociales se disuelven en el lazo único y totalizador de la mercancía. Usan las palabras libertad y propiedad para justificar la enajenación del hombre, para aniquilar la libertad real, la vida misma y garantizar de esta forma la “autoreproducción” del capital.

Re-Evolución - miércoles, diez de octubre de 2007