Vía Florencia -galería-

Vía Florencia es una señal. Una expresión del deseo de que lo que fuera, sea. Es un pretexto, producto de un sueño. Un punto en el universo, o una coma.

Vía Florencia es una duda. Son ganas puras hechas viento. Son puras dudas hechas nada. Es una posibilidad, entre las probabilidades.

Vía Florencia es una especie de requerimiento. De saber dónde has estado. De saber cómo te ha ido. Otro mensaje con texto echado al vacío.

Vía Florencia esta tarde de viernes. Es otra galería de la calle Corrientes. Pre vista de arriba desde un colectivo.

Todo lo demás no es nada - viernes, cinco de marzo de 2010

Una campana sonando

Si me estás viendo ¿qué estás mirando?
En el recuerdo del deseo ¿me estás pensando?
Y mientras tanto ¿qué estás haciendo?
Cuando te espero ¿me estás queriendo?

Si te estoy viendo ¿qué estoy mirando?
En el deseo consciente ¿te estoy pensando?
Y por las dudas ¿qué estoy haciendo?
Cuanto te quiero ¿qué está pasando?

Todo lo demás no es nada - sábado, dieciocho de junio de 2009

Vos y yo

ahora
vos y yo
y lo normal
lo tradicional
y la pared

querer empezar por quererte
y no empezar por conocerte
cuando ya te conozco
o te conozco desde siempre
pero que con eso no alcance
y no sea tiempo
ni espacio, ni lugar
ni sea nada, de verdad

quizás no sea normal, ni tradicional
y mientras tanto, tenga que volver
al camino de lo normal y tradicional
donde se empieza por el principio
y siempre se termina con algún final

Final, que no está siempre anunciado
pero que se implica en el principio

Todo lo demás no es nada - martes, doce de mayo de 2009

Crítica a la fantasía y mi actitud adolescente

Estoy obsesionado con la idea de cruzarte. De verte, hablarte, tocarte. Estoy obsesionado con vos. También me acostumbré a idealizarte desde el primer segundo en que se cruzó tu esencia con mi alma. Y te necesito. Pero miento. Porque necesitar por necesidad sería no dudar ni pensar y repensar en lo mejor y lo peor. Lo que si necesito es enaltecerte, mientras busco la forma de hacernos uno de verdad.
El problema, entre tantos, es que no busco ninguna forma de nada. El problema es que ya busqué una forma. El problema es que espero una forma. Que quiero tu forma de nuevo. Por la necesidad, que es de magia. De un efecto sustancioso de color. De cielo, de luna y de sol. Un efecto de vos y de tus palabras. Palabras que leí unas pocas veces, en repetidas ocasiones. Palabras que negué cuando tuve que negarlas, y que ahora las pondero, pero que en verdad nunca termino de conocerlas. Pero me obsesiono con tu ciencia, y las pondero. Una y otra vez las pondero.
En los tiempos vivos, transeúntes, te imagino. Sin tener un gramo de realidad para hacerlo. Pura invención y locura del buen sentido. Bueno porque me sonrío con el afán de divisarte y sonreírte. Para saber olvidarme de tus silencios constantes y negarlos. Mejor aun, poder justificarlos. Explicármelos uno por uno en otras muchas vueltas de tuerca. Esas serán las que maravillosamente nieguen toda lógica del mundo sano, sabiendo hacer reales al destino, al pasado, al futuro y esas cosas que supieron ser y nunca fueron. Que ya no importan, porque tu recuerdo es presente y es sonrisa, en contradicción constante y sonante. Soñarte.
Despertarme un rato antes y volver a dormirme y no encontrarte en el siguiente sueño. Definitivamente despertarme. Y decidirme a no decidir ir hasta tu casa, a tocar tu timbre y encontrarte, de verdad encontrarte. Como en el primer sueño del ante último tiempo de vos. Confundirme con mi mente y mis deseos. ¿A dónde iré a parar? Solitario y solidario. Soñando no accionando. Nada de nada accionando. Todo de algo soñando. Cada día que pasa estoy más desesperado.
Todo lo demás no es nada - viernes, veinticuatro de abril de 2009

Acerca de encontrarte a vos en Cuba

Aparecete una mañana en un sueño, cuando quieras. No importa que sea en Cuba. No importa lo que sea. Porque es. Aunque es solo un sueño de una mañana en La Habana. Mientras tu cara que tanto falta se aparece en un museo, de repente. Y con tu nombre se aparece. Me parece tanto verte, que te espero.

– “Solo quería que veas, lo demás.” –

Todo lo demás no es nada - miércoles, veinticuatro de diciembre de 2008 - La Habana - Cuba

Y otra vez, ves

Los ojos bien cerrados y la luz del otro lado.
La casualidad, mentira y el deseo todos los días.
Un segundo de tu pelo, lacio y suelto en el viento.
Mi mirada en el espacio, tu cuerpo sobre el trapecio.

Todo lo demás no es nada - viernes, dieciocho de julio de 2008