Volver hacia ahora

Un tanto más arriba desde un décimo piso repleto de vidas comienza otro día. El embarazo de mi deseo hecho recuerdo, proyectado en un solo sueño y tan real como el cartón.

Una canción del pasado que dibuja las imágenes del día que caminando por el bajo. Recordaba sus muecas marcadas en la cara con frases cotidianas y ese andar “bien al sur” en la mirada, Esquina libertad otro día y la misma revolución.

Un ser de luz en la vereda peatonal, que se cruza mientras el gol, mientras el mate, desde un hotel hasta tantos otros. La luna parece caminando por Corrientes, que nunca dejará de brillar en un siempre segundo y sonreir hasta Callao.

Recordar - miércoles, treinta de mayo de 2012

Adiós número veinticinco

En José María Moreno y Tejedor nacía, crecía, mientras esperaba que llegara, viajara. Que acercara la alegría del encuentro. Punto promedio, de sueño comienzo, que hacia Floresta comenzaba. Desde Pompeya de vuelta, directo a Floresta, o a La Boca por Barracas. Desde Ferro hasta Huracán, caravana que llegara a alguna cancha. Subir o bajar, en Gaona y Emilio Lamarca, solo una vez Devoto, Suárez hasta Necochea, Aranguren calle eterna y Caballito en Rivadavia, al seis mil.

En José María Moreno y Tejedor subía, creía, como si viajando existiera una forma de volver para siempre al primer amor. Aunque tras tantos varios minutos de espera, un colectivo que ya no vendría se iría, diría, en el recuerdo del patio primario, el abuelo materno y un presente de mayo.

Postales - lunes, veintiuno de mayo de 2012